English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Basilica di San Lorenzo


La Basilica di San Lorenzo abre de lunes a sábado de 10 am a 5 pm; el boleto cuesta € 2.50.  Esta famosa iglesia da a la Piazza San Lorenzo y se encuentra en el área del Mercato di San Lorenzo, el mercado de alimentos más activo de la ciudad. La iglesia pertenece a un importante grupo de edificios religiosos relacionados entre sí. Algunos de estos edificios son las Capillas Medici y la Biblioteca Mediceo-Laurenziana.

Junto a las puertas principales de la iglesia se encuentra la estatua del padre de Cosme I, Giovanni delle Bande Nere, realizada por Baccio Bandinelli en 1540.

La consagración de la iglesia fue hecha por San Ambrosio a finales del siglo IV. En aquella época, la iglesia estaba más allá de los muros florentinos. Fue sede de la catedral de Florencia hasta que la reemplazó la Chiesa Santa Reparata (420-30). Santa Reparata fue quien hizo que el emperador cristiano Flavius Augustus Honorius venciera al rey Radagaiusus, al mando de los ostrogodos, en el 405.

Esta iglesia es un claro ejemplo de la arquitectura romántica. Se comenzó a construir alrededor del año 1060 por orden de Giovanni de Bicci de’Medici. El encargado de la construcción fue el arquitecto y escultor Filippo Brunelleschi. Éste fue el comienzo de la vida de la iglesia como parroquia principal de la familia florentina más influente de aquellos tiempos, los Medici.

Brunelleschi trabajó primero como orfebre y luego como arquitecto, participando de la construcción del Duomo y su cúpula, cuya construcción se realizó sin andamiaje. Se lo consideraba el arquitecto e ingeniero más destacado de su época, y hasta fue nombrado padre de la arquitectura renacentista. 


Para el año 1430 la iglesia aún no había sido terminada. Luego de la muerte de Brunelleschi, la continuación de su construcción pasó a manos de otros arquitectos. La visita del Papa Pio II en 1459 encontró la estructura de la iglesia casi finalizada. Para ese entonces, sólo las capillas de la nave derecha permanecían incompletas.

Miguel Ángel fue el encargado de planificar la fachada por orden del Papa León X (Giovanni de Lorenzo de Medici, segundo hijo de Lorenzo el Magnífico) (1518). No obstante, el trabajo de la fachada nunca se completó. El maestro también estaba a cargo de la parte interna de la fachada, con sus tres puertas y pilares adornados con roble y cintas de laureles y un balcón apoyado sobre dos columnas corintias.

La larga nave principal se encuentra separada de las dos naves laterales por capiteles hechos de piedra oscura. En la cima está el bajo techo y su delicado diseño.

La basílica también posee algunas maravillosas piezas de arte dignas de admirar: dos púlpitos hechos por Donatello; un tabernáculo de mármol hecho por Desiderio da Settignano (año 1460); La Anunciación, de Fra Filippo Lippi  (1440); El Martirio de San Lorenzo, de Agnolo Bronzino (1539); El Matrimonio de la Virgen, de Rosso Fiorentino (1529); un crucifijo de madera, de Antonio del Pollaiuolo (1460-1470) en la capilla del transepto sur; y Giuseppe e Gesù, de Pietro Annigoni (1910-1988). 

Cosme el Viejo, primer miembro de la dinastía Medici, descansa en el altar mayor. Él mismo pidió ser enterrado en una tumba bajo suelo y coronada con una lápida. Donatello, quien es considerado por muchos el escultor más destacado de los principios del Renacentismo, descansa en el transepto norte; y la tumba de Bernardo Cennini se encuentra en el transepto sur. Bernardo fue orfebre y escultor, y fue el primero en publicar y utilizar la técnica de Gutenberg en Florencia. En la misma ala se encuentra Francesco Landini, compositor, capellán y organista de la iglesia.

Niccolò Martelli se encuentra enterrado en el transepto norte. Fue un gramático y poeta, fundador de la Accademia Fiorentina (1541) nacido en Florencia.


Las Capillas Medici se encuentran abiertas todos los días de 8.15 am a 4.50 pm; cierran el primer, tercer y quinto lunes y el segundo y cuarto domingo de cada mes; el boleto para ingresar cuesta €6.00. En estas capillas se encuentran enterrados los miembros más importantes de esta dinastía del siglo XV al XVIII. Las capillas también funcionan como museo de arte.

La vieja sacristía en la parte trasera del transepto izquiero fue un trabajo de Brunelleschi. Su construcción se llevó a cabo entre los años 1419 y 1428. Es la construcción más antigua del complejo de edificios religiosos de la ciudad. La vieja sacristía tiene cuatro salas, un pequeño ápise con un altar y dos pequeñísimas sacristías laterales. Donatello trabajó en los retratos de los evangelistas y las escenas de la vida de San Juan el Evangelista. También trabajó en las puertas de bronce y el estuco. Piero y Giovanni de Medici, hijos de Lorenzo el Magnífico, se encuentran enterrados en los sarcófagos en una de las salas. La vieja sacristía fue una creación de Andrea del Verrocchio (1472).

La sala más grande contiene el sepulcro de mármol de Giovanni de Bicci de’ Medici (muerto en 1429) y su esposa Piccarda Bueri, ambos realizados por Andrea di Lazzaro Cavalcanti junto con sus asistentes, y siguiendo el diseño de Donatello.

En el transepto sur frente a la vieja sacristía se encuentra la nueva. Alberga las tumbas de Lorenzo el Magnífico, Giuliano de Medici, el hermano de Lorenzo, el Duque de Nemours, hijo de Lorenzo, y el Duque de Urbino, nieto de Lorenzo. La nueva sacristía fue diseñada por Michelangelo Buonarotti, quien también tuvo a su cargo los hermosísimos monumentos funerarios ordenados por el Papa Clemente VII (Giulio de Medici). Buonarrotti dirigió su construcción, pero debido a qie tuvo que salir de la ciudad por un tiempo, los monumentos no se terminaron hasta la segunda mitad del siglo XVI.

Las esculturas y la arquitectura de la sacristía son consideradas maravillosos ejemplos del comienzo del Manierismo. Los sarcófagos de Lorenzo y Giuliano de Medici nunca se completaron.

La Madonna y el Niño acompañada por las estatuas de San Cosme y San Damián de Giovannangelo da Montorsoli y Baccio di Montelupo, alumnos de Buonarrotti, se encuentran en las tumbas de Lorenzo y Giuliano.


A Miguel Ángel también se le encargó el diseño y construcción de la Biblioteca Medicea-Laurenziana (abierta de lunes a sábados, de 9 am a 1 pm). La magnifencia y belleza de esta biblioteca jamás han sido alteradas.

La colección de libros, la mayoría de ellos antiguos y de valor incalculable, pertenecían a Cosme el Viejo. Su hijo Piero de Medici y su nieto Lorenzo y quienes le siguieron hicieron la colección aún más grande.


Miguel Ángel comenzó a trabajar en la biblioteca en 1524, pero no la terminó. La biblioteca se terminó más tarde, y fue de la mano de dos extraordinarios alumnos del famoso pintor: Giorgio Vasari y Bartolommeo Ammanati. Debido a su fabulosa colección de manuscritos y códices, se considera esta biblioteca la más importante del país. Su entrada se encuentra a la izquierda del complejo, justo fuera de la entrada a la nueva sacristía y cerca del hermoso jardín diseñado por Brunelleschi y ejecutado por Antonio di Tuccio Manetti.

Desde el vestíbulo de estilo manierista nace una maravillosa escalera de arenisca que conduce a la biblioteca. Esta escalera y los techos de la biblioteca también fueron obra de Miguel Ángel.


Siguiendo el diseño hecho por Giovanni de Medici, su hermano Ferdinand I de Medici pidió a Matteo Nigetti que construyera la Capilla de los Príncipes en el año 1602. La entrada a la cappella se encuentra en Piazza della Madonna degli Aldobrandini, en la fachada trasera del complejo.


La Capilla de los Príncipes es la más suntuosa de las Capillas Medici. La primera construcción es una amplia cripta. Aquí se encuentran unas enormes tumbas donde descansan los Medici que fueron Gran Duques, junto con sus esposas y descendientes. Debajo de esta cripta hay una más construida por y para la dinastía Habsburgo-Lorena. La última vez que se enterró un Medici en la Capilla de los Príncipes fue en el año 1743.

La construcción de la Cappella dei Principi comenzó en los primeros años del siglo XVII. Al principio estuvo a cargo del arquitecto y director Matteo Nigetti junto con el arquitecto, pintor, escultor y diseñador teatral Bernardo Buontalenti. Buontalenti diseñó la primera cripta y la cúpula de la capilla siguiendo las características del Duomo de Brunelleschi.

La construcción del mausoleo llevó más de un siglo entero. Los artistas y arquitectos más importantes participaron de ella. Su estructura octogonal se encuentra totalmente revestida de mármol e incrustaciones de piedras preciosas del Opificio delle Pietre Dure (laboratorio de piedras preciosas) fundado por Ferdinand I de Medici y que hoy en día es un gran museo y una de las instituciones dedicadas a la restauración más importantes del mundo.

Estas paredes albergan las maravillosas tumbas de seis Gran Duques de la Toscana, que pertenecieron a la familia Medici. Pietro Tacca (considerado el principal escultor barroco de Italia) realizó las estatuas de bronce que adornas las tumbas de Ferdinando I y Cosme II de Medici.
Debajo de las tumbas se encuentran los escudos de arma de sus familias y el emblema de las 16 ciudades toscanas.


Los afamados arquitectos y escultores Ferdinando y Giuseppe Ruggieri terminaron la estructura superior de la capilla en el 1740 y trabajaron en las ventanas en forma de campana y los pilares de las esquinas. El campanario fue diseñado y construido por Ferdinand Ruggieri, quien lo terminó en 1740. La cúpula de la capilla está cubierta por frescos de Pietro Benvenuti realizados entre los años 1823 y 1837, que representan escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento.




 
Toscana