English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Basilica di San Marco


La Basilica di San Marco pertenece a un numeroso grupo de edificaciones relacionadas entre sí donde también hay un monasterio y una iglesia con el mismo nombre; y se ubica en la Piazza San Marco, en el área universitaria de la ciudad. La decisión de convertir gran parte de este complejo en un museo surgió en el año 1866. La basílica se inauguró finalmente en 1869, luego de habérsele realizado ciertas modificaciones y restauraciones. Como resultado, la principal colección de arte sagrado y religioso de Florencia puede verse aquí, en el Museo de San Marco.

En el siglo XII, el sitio donde hoy se encuentra el actual monasterio era propiedad del Orden de Vallombrosa. Ese mismo sitio fue luego convertido en convento silvestrino (una rama monástica de los Benedictinos). Después del 1530, los dominicanos abandonaron Fiesole para instalarse en Florencia con la ayuda de Cosme el Viejo, quien hizo que se reconstruyera el monasterio y se hizo cargo de los gastos. Luego se mudaron al convento donde habían vivido los propios silvestrinos.

Michelozzo di Bartolommeo, alumno y asistente de Donatello y el arquitecto a cargo de todos los trabajos de arquitectura para Cosme el Viejo, fue el encargado de la reconstrucción en 1436.

Michellozzo conservó las características renacentistas de Brunelleschi; y se contrató al fraile dominicano Fra Angelico para que decorara el interior.

La iglesia fue consagrada en el año 1443 y desde entonces se ha convertido en un importante hervidero de actividades en los campos de la religión, el pensamiento y el arte en el que algunos de sus frailes estaban involucrados. Uno de esos frailes era Fra Angelico, quien comenzó a pintar a la edad de 17 años y se convirtió en miembro del orden a los 18. Vivió en el monasterio entre los años 1436 y 1445. Los otros fueron San Antonino da Firenze, arzobispo de Florencia, quien estuvo en el monasterio entre 1446 y 1459; y luego el teólogo y pensador Fra Girolamo Savonarola, quien se convirtió en un prior monástico en 1491 y, entre 1494 y 1498, gobernó la República de Florencia. Murió en la hoguera cuando la Corte de la Inquisición lo creyó culpable de herejía. Sus dos fieles amigos, los frailes Fra Silvestro y Fra Domenico da Pescia, corrieron la misma suerte y murieron quemados en Piazza della Signoria. Hoy hay una placa en su memoria en el lugar donde se encontraba la hoguera.

Fra Angelico realizó un gran número de frescos con la intención de incrementar la fe de los monjes y visitantes. Se encuentran en los muros del caustro, la Sala Capitular, el sacristerio y la biblioteca, en los accesos y las 45 celdas. Aún más piezas del fraile fueron traídas a este museo, y algunas son para destacar: las ubicadas en el altar son Pala di San Marco, Pala di Annalena y La Deposizione; Il Tabernacolo dei Linaioli, obra de Fra Angelico y del escultor, orfebre, arquitecto y escritor Lorenzo Ghiberti, que incluye Madonna e Bambino in Trono con S. Giovanni Battista e S. Marco, Il Predicamento di San Pietro ed Il Martirio di S. Marco; Armadio degli Argenti,  formado por un ciclo de paneles que representan los eventos en la vida de Jesús, de los que se pueden destacar L’Annunciazione della Vergine y La Fuga in Egitto; La Natività , La Resurrezione, L’Incoronazione della Vergine y La Chiamata di Pietro, una pequeña pintura en el misal 558 del monasterio. También está la fabulosa obra de arte La Crocifissione, en la Sala Capitular; y San Domenico adorante la Croce es el fresco más grande en el claustro del primer piso. Il Sepellio en la celda No 2; La Derisione di Cristo en el muro externo de las celdas 7 y 8; L’Annunciazione en la entrada de la celda No 32; La Madonna delle Ombre en el muro externo de las celdas 25 y 26; y La Madonna in Trono con due santi en el corridor del dormitorio. Noli me Tangere, Le Tre Marie alla Tomba, L’Adorazione dei Magi, La Trasfigurazione, Il Cammino ad Emmaus y varias versiones de La Crocefissione se exhiben también en las celdas.


El Museo de San Marco abre todos los días de 8.15 am a 1.50 pm; los sábados y domingos cierra a las 7pm; el museo permanece cerrado el segundo y cuarto domingo y el primer, tercer y quinto lunes de cada mes. El boleto de admisión es de €4.00. Michelozzo agregó dos plantas; de las cuales la primera estaba abierta al público, y la segunda era para el retiro de los monjes.

La entrada al hóspice, un amplio edificio donde se alojaban peregrinos y huéspedes importantes, se encuentra a la derecha de la entrada al Claustro de San Antonino da Firenze. Los frescos de los claustros fueron realizados por el manierista toscano Bernardino Pocetti en la primera parte del siglo XVII.

Saliendo del hóspice se encuentra el refectorio, que conserva obras de arte que datan al período entre los siglos XVI y XVIII. Giovanni Antonio Sogliani, un exponente de la escuela de la Contrarreforma en la Toscana, realizó el fresco llamado La Providenza dei Domenicani. Las obras de Mariotto Albertinelli se encuentran en otro de los muros.


Luca della Robbia creó las esculturas policromáticas de terracota de Madonna col Bambino, que se exhiben fuera del refectorio.

La Sala del Lavabo, con frescos de Fra Angelico y Paolo Uccello, se encuentra también fuera del refectorio. Entre ellos está el maravilloso y conmovedor Uomo di dolori tra la Vergine e S. Giovanni Evangelista, pintado aproximadamente en el año 1436. Los mosaicos que se arruinaron en el incendio del año 1426 habían sido restaurados por Uccello unos años antes.

La entrada a la Sala di Fra Bartolomeo se encuentra en la Sala del Lavabo. La sala está dedicada al arte del florentino Fra Bartolomeo Baccio della Porta, alumno de Cosimo Rosella en su adolescencia. Ingresó al Orden Dominicano cuando tenía 18 años, inspirado por Girolamo Savonarola, un hombre a quien él admiraba mucho. Volvió a pintar en el año 1504, siguiendo las ideas de austeridad de Savonarola.

Sala di Alessio Baldovinetti conserva piezas del artista, uno de los representantes de los comienzos del Renacentismo. Entre ellas se encuentra Stendardo. Fra Angelico y Domenico Veneziano habían sido alumnos de Baldovinetti. El Stendardo, que solía sacarse a las calles en las procesiones, representa a San Antonino da Firenze adorando el crucifijo.


La Sala Capitular, con la pintura de Fra Angelico -Crucifixion- dominando su interior, se ubica frente al Claustro de San Antonino da Firenze. Junto a éste se encuentra también la Sala del Cenacolo (el pequeño Refectorio), presidida por La Última Cena realizada por el florentino Domenico Ghirlandaio. Es la obra más pequeña (400 x 800) y su última obra que representa este tema (1486). Su primera Última Cena, realizada en el año 1476, se exhibe en el Refectorio de la Badia dei Santi Michele e Biagio en Passignano sul Trasimeno. El segundo fresco (1480) se encuentra en la Iglesia de Ognissanti, en Florencia.

Fuera de la Sala del Cenacolo se encuentra la Foresteria, un grupo de salas destinadas a mostrar a los visitantes algunas partes de la vieja Florencia que hoy ya no existen. Campanas, objetos, pinturas, fragmentos de esculturas y piezas de edificaciones que se destruyeron en la segunda mitad del siglo XIX y que pertenecían al centro histórico.

Las celdas donde vivían los frailes en el antiguo monasterio se encuentran en el piso superior, cuya construcción tiene la misma estructura y estilo que el Claustro de San Antonino da Firenze. Fra Angelico pintó cada en celda un fresco cuyo tema siempre se basa en una escena religiosa. Las celdas del 12 al 15 eran de Savonarola, quien solía estudiar y relajarse allí. Las famosas obras Annunciazione y La Trasfigurazione se encuentran aquí, así como también el retrato del fraile dominicano y gobernador de Florencia hecho por Fra Bartolomeo (1498). Estas celdas además conservan algunas reliquias de Fra Savonarola.

Las celdas más grandes son las número 38 y 39, y eran utilizadas por Cosme el Viaje cuando se retiraba al monasterio para meditar. Entre las celdas 42 y 43, donde comienza el amplio corredor, se encuentra la puerta a la fabulosa Biblioteca de San Marco.

Esta biblioteca es una obra de Michelozzo, quien decidió mantener la estructura de una sala encolumnada. Incluye una nave central con dos estructuras laterales más angostas. Hace un tiempo había 64 mesas para que los frailes y visitantes pudieran sentarse y estudiar allí mismo. Hoy en día la biblioteca presenta una fabulosa colección de manuscriptos, incunables, libros de ciencia y filosofía, antiguos libros de gramática griega y latina, poemas y una vasta colección de libros litúrgicos fabricados en el propio Monasterio. La biblioteca fue la primera biblioteca pública en todo el continente.

En la era de Lorenzo el Magnífico, la biblioteca era el lugar preferido de los intelectuales, el gramático, poeta y escritor Agnolo Poliziano, Lorenzo mismo y el filósofo Pico della Mirandola, quien solía trabajar allí. El filósofo se convirtió en monje en los últimos años de su vida en este monasterio.

Agnolo Poliziano fue el traductor de La Ilíada. Lorenzo el Magnífico quedó tan maravillado con su traducción del griego al latín que lo dejó trabajar en la biblioteca. A la edad de 21 se convirtió en el instructor privado de Piero de Medici, hijo de Lorenzo. 
  

La Iglesia de San Marco abre todos los días de 7am hasta el mediodía y luego de 4 a 8pm. Fue consagrada en el año 1443, y consta de una sola nave con pequeñas capillas diseñadas por Giambologna en el siglo XVI. Sus techos y las restauraciones hechas en toda la iglesia datan de la segunda mitad del siglo XVII, y estuvieron a cargo del arquitecto florentino Pier Francesco Salviati. La fachada neoclásica se realizó aproximadamente en el año 1778. En el altar superior hay un crucifijo hecho por Fra angelico (1426).

La obra de Santi di Tito, S. Tommaso in Preghiera (1594), se encuentra sobre el primer altar derecho. Este artista y arquitecto fue quien guió el cambio del manierismo al estilo barroco en la ciudad.

La Cappella Salviati y la Cappella del Sacramento son dos de las capillas más importantes creadas por Giambologna.

Los Salviati, conectados con los Medici gracias al matrimonio entre Giacomo Salviati y Lucrezia Medici, pidieron a Giamgologna que diseñara la capilla. El maestro terminó la construcción en el año 1589. El manierista Bernardino Poccetti fue quien pintó los frescos de la cúpula, mientras que los frescos en los muros fueron obra de Domenico Passignano con la representación de Il Trasferimento ed il Funerale di S.Antonino Perozzi. Ferdinand I de Medici encargó a Passignano varias obras para embelecer sus propiedades.

La Cappella del Sacramento exhibe frescos hechos por Bernardino Pocetti. Muchas de estas piezas fueron realizadas entre los siglos XVI y XVII por artistas toscanos tales como Santi di Tito, Jacopo da Empoli, Daniele Crespi, Francesco Curradi y Francesco Morandini.

Los sepulcros de Pico della Mirandola y Agnolo Polizianos, entre otras afamadas figuras, se encuentran también en esta iglesia.




 
Toscana