English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Chiesa degli Ognissanti


Para encontrar la Chiesa degli Ognissanti hay que ir a Via Borgognissanti 42, junto a la plaza que lleva su mismo nombre.

La iglesia pertenecía a un grupo de edificios monásticos creados en el siglo XIII por la Orden de los Umiliati. La iglesia estaba dedicada a todos los santos. Cuando éstos llegaron a Florencia en el año 1238, se destacaron por su asceticismo y prendas de lana hechas a mano. Quizá hayan sido ellos quienes establecieron la industria de la lana en la Toscana. Las ganancias que obtenían de su producción se destinaban a caridad. Este Orden atrajo eruditos, entre los que se encontraba el Milanés Bonvesin Da La Riva (1240ca.-1315 ca.), filósofo y hombre de letras. Una de sus obras es Libro delle tre scritture, escrito en idioma vernacular.

Los Umiliatti pronto consiguieron el dinero para la construcción de la iglesia gracias a su estilo de vida tan simple y su devoción por la caridad; pero también trajeron desconfianza en los seguidores de la iglesia romana y la excomunión de algunos Umiliati, hasta que finalmente cerró sus puertas en el siglo XVI.

La construcción comenzó en el año 1252 y se terminó en el 1255 aproximadamente. En la tercera década del siglo XVII, la Orden Franciscana que había ocupado la iglesia en los años 1600, reconstruyó la iglesia dándole un estilo barroco. El diseño estuvo a cargo de Bartolomeo Pettirossi. Se convirtió entonces en una de las primeras iglesias barrocas en Florencia y su nombre se cambió por el de San Salvatore a Ognissanti.

Matteo Nigetti
fue el encargado de diseñar la fachada, y luego de construirla en el año 1637. También bajo su dirección se realizó el mantenimiento de la luneta sobre la entrada, obra de Benedetto Buglioni. El campanile del siglo XIII que se eleva a la izquierda de la iglesia es el original.

Ya adentro, el ápise sufrió una profunda reconstrucción. La Madonna col Bambino e Angeli de Giotto (cerca del 1310), que primero adornó el altar principal, se conserva hoy en el Museo degli Uffizi.

El techo de la nave está adornado por frescos realizados por Giuseppe Romei en el siglo XVIII. Su techo tiene una perspectiva que lo hace único y sobresale al compararlo con el resto de las iglesias florentinas. Entre las obras del artista se encuentra La Gloria di S. Francesco d’Assisi.
La Madonna della Misericordia e della Pietà (cerca del 1472) fue una obra de Domenico y Davide Ghirlandaio. Este fresco cuelga sobre el altar de la Cappella Vespucci. En el fresco es posible ver a algunos miembros de la familia Vespucci. En las siguientes dos capillas se encuentran la Madonna in Trono, de Santi di Tito (1565) y Il Martirio di S. Andrea, de Matteo Rosselli.

El S. Girolamo by Domenico Ghirlandaio de Domenico Ghilandaio y el S. Agostino nel suo Studio  de Sandro Botticcelli cuelgan sobre los confesionarios. Los restos de Botticelli descansan en la segunda capilla en el transepto derecho.

Las prendas que San Francisco llevaba puestas en el momento que sufrió los estigmas en el años 1224 cuando estaba en Mount della Verna también se encuentran aquí.

En la sacristía hay ejemplos de lo que fueron los comienzos del arte renacentista, tales como la Crocifissione, deTaddeo Gaddi, y La Resurrezione e l’Ascensione, de Agnolo Gaddi.

El enorme refectorio se encuentra entre los claustros del convento antiguo. Su fabulosa puerta de entrada hecha en piedra maleable fue realizada en el siglo XV. Guiuseppe Romei estuvo a cargo de la realización de los frescos en los nichos alrededor del año 1770. Los frescos representan escenas bíblicas. Uno de los muros del refectorio cuenta con L’Ultima Cena, una obra extremadamente bella de Domenico Ghirlandaio. La imagen muestra a Jesús entre sus apóstoles, sentados todos a la mesa y una ventana abierta desde donde es posible ver un olivo que representa el Monte Olivo. San Juan está sentado a la izquierda de Jesús y San Pedro a su derecha. Mientras tanto, y a diferencia del resto de los otros, Judas Iscariot se sienta enfrente de la mesa.

Esta escena bíblica fue realizada por Ghirlandaio varias veces. Sin embargo, hoy sólo tres de ellos han sobrevivido y se encuentran en diferentes lugares dentro de la región de la Toscana. Uno de ellos los realizó junto con Davide Ghirlandaio, y se encuentra en el refectorio de Badia dei Santi Michele e Biagio (Passignano sul Trasimeno). Otra se encuentra en la Iglesia de San Marco en Florencia. La que está en Ognissanti es la más grande de todas.

 



 
Toscana