English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Palazzo Medici-Riccardi


El Palazzo Medici Riccardi (Via Cavour 1; lo que antes era Via Larga); abierto de martes a jueves de 9 am a 7 pm; boletos a €4.

Se encuentra frente a la Iglesia de San Lorenzo. Es uno de los palacios más importantes de la ciudad, y el prototipo del equilibro entre los comienzos del Renacentismo y el estilo barroco.

Michelozzo Michelozzo, el arquitecto favorito de Cosme el Viejo, fue el encargado de diseñar el palacio. Los planes de Michelozzo se concretaron entre los años 1444 y 1460. Cosme el Viejo prefirió el diseño de Michelozzo antes que el de Brunelleschi, porque consideraba que el creador del Duomo había incorporado demasiada ornamentación en la parte externa. De joven, Michelozzi había sido alumno de Brunelleschi y Ghiberti, y luego asistente del mismísimo Donatello.

Michelozzo también realizó otros diseños para los Medici, como el primer patio del Palazzo Vecchio, la Capilla de los Medici en la Basilica de Santa Croce y la Capilla del Crucifijo en la Basilica de San Miniato al Monte (1458), a pedido de Piero de Medici Il Gotoso para exhibir así el milagroso crucifijo de San Giovanni Gualberto (hoy en día en la Chiesa della Santissima Trinità, en Florencia), y las deslumbrantes villas en Cafaggiolo (1452) y Careggi (1458).

El gran palacio es un ejemplo del nacimiento del suntuoso estilo renacentista, con pisos divididos por una gran corniza en la cima. Las arcadas del patio y las columnas de estilo dórico con entradas asimétricas seguían el diseño de su maestro, Filippo Brunelleschi. Desde ese momento y durante cien años, los palacios de las familias más adineradas en Florencia fueron construidos inspirándose en este palacio.

A mediados del siglo XV, Piero de Medici, hijo de Cosme el Viejo, encargó a Michelozzo la construcción de una capilla en el primer piso. La capilla está separada en dos patios interiores, un amplio hall y un ábside rectangular con su altar y dos pequeños sacristerios situados a ambos lados del mismo. El diseño que Michelozzo pensó para el cielo es simplemente maravilloso. Es de madera cubierta en oro, y realizada por Pagno di Lapo Il Portigiani.

Pagno di Lapo dio sus primeros pasos con Michelozzo y Donatello. Creó la fuente del Baptisterio de Sienna en 1428 y el púlpito de la Catedral de Prato en 1430; hizo también algunos trabajos para la Chiesa de San Lorenzo y unas puertas de bronce para el Duomo.

Michelozzo también fue responsable de diseñar el suntuoso mosaico de mármol con diseño geométrico y hecho de materiales preciosos.

El panel en el altar con la Madonna en Adoración del Niño Jesús fue obra de Fra Filippo Lippi, en el año 1459. Esta fue luego comprada a principios de los años 1800s y hoy en día está en Gemaeldegalerie, Berlín. En su lugar hay una copia que podría haber sido de Pier Francesco Fiorentino, un artista altamente influenciado por Fra Filippo Lippi. La capilla es reconocida por sobre todas las cosas por la serie de muros pintados por Benozzo Gozzoli entre los años 1459 y 1463 aproximadamente. Uno de ellos es El Ángel en Adoración, el cual se encuentra en el ábdise rectangular, y The Journey of the Magi, que se encuentra en uno de los muros del hall. Es posible reconocer a algunos miembros del clan Medici y a Benozzo mismo en The Journey of the Magi, en el muro que da al norte.

Los Medici comenzaron a vivir en el palazzo en el año 1460, cuando las obras habían finalizado. El palacio sufrió su primera modificación en el siglo XVI. Las arcadas se transformaron en una logia, y Michelangelo Buonarrotti agregó dos ventanas más. Además, Orpheo, la estatua realizada por Baccio Bandinelli, fue colocada en el patio.

El palacio fue la residencia de Medici Cosme el Viejo, Piero ll Gotoso, Lorenzo el Magnífico y Cosme I, hasta que la familia de Cosme I se mudó al Palazzo Vecchio, donde se encontraba el gobierno.

Otros miembros no tan importantes de la familia Medici también vivieron allí, hasta que los Marqueses Gabriello y Francesco Riccardi de Ferdinand II lo compraron a cambio de 40.000 scudi. Los Riccardi agrandaron la parte trasera del palacio e hicieron construir la galería de los espejos (hoy día, la Galería de Luca Giordano). Los frescos en esta Galería fueron obras del artista Luca Giordano realizadas entre 1682 y 1686. Los frescos representan, entre otras cosas, la sabiduría divina, escenas griegas y mitología antigua. La última pintura fue realizada para honrar la tan buena relación entre los Medici y los Riccardi.

Luca Giordano también debió encargarse de la biblioteca del Palazzo Medici-Riccardi, que se encuentra justo a la salida de la Galería de Luca Giordano. Por más de tres siglos, esta biblioteca ha sido considerada la más encantadora, completa y mejor conservada del país.

La creciente colección de Riccardo Riccardi en el siglo XVI se volvió aún más extensa gracias al marqués Francesco Riccardi, ya que su esposa tenía en su posesión una vasta colección de libros de ciencia, filosofía y literatura que habían pertenecido a Vincenzo Capponi. Vincenzo Capponi fue un erudito que perteneció al grupo que el mismo Galileo Galilei solía frecuentar.

La Biblioteca Riccardiana conserva cartas, manuscritos y documentos con un valor político e histórico incalculable, documentos firmados por Petrarca, Boccaccio, Savonarola, Alberti, Ficino, Poliziano y Pico della Mirándola.

En las últimas décadas del siglo XVII, los Riccardi contrataron al arquitecto y escultor Giovanni Battista Foggini para que construyera las escaleras de la entrada al palacio. Foggini se convirtió entonces en el escultor del duque y fue declarado arquitecto de la corte. Se incorporaron detalles de estilo barroco dentro de la biblioteca y en otras secciones del palazzo. En las primeras décadas del siglo XVIII, el frente del palacio que daba a la Via Cavour (luego Via Larga) se amplió y se incorporaron ventanas en el primer y segundo piso. Esta renovación estuvo cuidadosamente planificada, para no dañar ni alterar nada de lo hecho por Michelozzo.

Debido a la crisis que la familia sufrió en los primeros años del siglo XIX, se vieron forzados a subastar algunas de sus obras de arte más valiosas. La familia se retiró del palacio en el año 1814. Los Riccardi se extinguieron a mediados del siglo XIX, y el título de nobleza fue adquirido por los Manelli Galilei. Cuando Florencia se convirtió en capital del Reino de Italia, el palacio se transformó en la sede del Ministerio del Interior. También fue sede de la Prefectura de la ciudad. Y hoy día es sede del Consejo Provincial.

Hoy en día, el patio, la capilla con los frescos de Benozzo Gozzoli y la Galería de Luca Giordano se encuentran abiertos al público. También hay un ala nueva donde se exhiben estatuas y objetos antiguos. En el palacio también suelen realizarse exhibiciones de arte temporales.



 
Toscana