English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Palazzo Pucci
El Palazzo Pucci (en Via dei Pucci, 6) se encuentra en Via Cavour, que lo une a Piazza San Marco. El cerebro detrás del diseño de este palacio fue el arquitecto y escultor Bartolommeo Ammanatti, en la segunda mitad del siglo XVI. El estilo manierista del artista muestra rastros del arte del mismo Miguel Ángel.

Antes de diseñar este palacio, Ammanatti había trabajado junto con los arquitectos más reconocidos de su tiempo, Giacomo da Vignola y Giorgio Vasari, cuando construyeron la villa para el Papa Julio III en Roma. Cuando Vasari retornó a Florencia, siguió trabajando exclusivamente con Cosme I.

Otros de los trabajos que Ammanatti realizó en Roma fueron el Palazzo Ruspoli y una sección del Collegio Romano. Cuando volvió a Florencia, se convirtió en el arquitecto exclusivo de Cosme I. Diseñó y dirigió la construcción del Ponte di Santa Trinità y algunas fuentes, entre las cuales se encuentra la conocida Neptuno en Piazza della Signoria. Además del Palazzo Pucci, trabajó en la fachada del Palazzo Pitti, el Palazzo Guigni y el claustro de la Chiesa dello Santo Spirito.

Tan pronto como se terminó la construcción, los Pucci se mudaron al palacio. A pesar de las numerosas modificaciones que sufrió el cuerpo principal del edificio, éste aún conserva uno de los detalles a los que Ammanatti le dedicó más tiempo: el piso original, una amplia ventana central y el emblema de la familia. Una vieja puerta de hierro conduce al encantador patio, el cual también se encuentra en la planta baja y abierto al público.

Los Pucci eran una antigua familia toscana que siempre había estado ligada al poder gracias al mercado bancario y el comercio. Puccio Pucci comenzó con el patrocinio de las artes a comienzos del Renacentismo, una costumbre que se pasó de generación en generación en su familia.

Los Pucci eran mecenas del arte de Sandro Botticelli. Antonio Pucci encargó a éste un ciclo de cuatro paneles para celebrar la boda de su hijo, Giannozzo Pucci, y Lucrezia Bini, en el año 1483. Estos paneles representan la historia de Nastagio degli Onesti, del Decameron de Giovanni Boccaccio. Botticelli realizó los primeros tres en conjunto con un grupo de ayudantes de su propio estudio, mientras que el cuarto lo hizo solo. Bartolomeo di Giovanni, discípulo y ayudante de Domenico Ghirlandaio, fue su colaborador.

Como era costumbre incluir ilustraciones de gente en las pinturas, Antonio Pucci aparece retratado en el tercero de estos paneles. En el cuarto panel figuran importantes miembros de la sociedad florentina con sus escudos de armas y también los escudos de armas de los propios Medici en el centro, ya que -según se cuenta- fue Lorenzo el Magnífico quien organizó la boda. Estos paneles pertenecieron a la familia Pucci hasta el año 1868.

En el año 1927, los tres primeros paneles fueron comprados por el economista y político español Francisco Cambó i Batlle. Más tarde, cuando éste se mudó a Sudamérica, dio estos tres paneles junto con otras piezas de su colección al gobierno español. Los paneles de Botticelli fueron a parar al Museo del Prado, en la sala 49. El cuarto panel lo compró en una subasta Emilio Pucci, en el año 1960. Se exhibió en Florencia en el Palazzo Strozzi, y hoy pertenece a una colección privada.

A pesar del apoyo político de las familias Medici y Pucci, Pandolfo Pucci fue sentenciado a la horca bajo el cargo de traición hacia Cosmeo I. Pasó sus últimos días en el Palazzo del Bargello, una terrorífica prisión con métodos de tortura. Un tiempo después, cuando el Gran Duque de la Toscana retomó su relación con los Pucci, Niccolò Pucci volvió al Palazzo Pucci.

Emilio Pucci, marqués de Barsento, diseñador y político, fue el miembro más destacado de la familia en el siglo XX. Su carrera como diseñador comenzó cuando fue fotografiado llevando puesto un conjunto de ropa de esquí brillante, uno de sus diseños. Muchas tiendas de ropa se interesaron en él. Su primer atelier estaba en su palacio, y su primera colección se presentó en Francia en 1950. Luego abrió más showrooms en Florencia, Capri, Milán y Roma e incluso en Nueva York. Más tarde, también comenzó a crear accesorios, calzado, bolsos, trajes de baño, lingerie y perfumes. La princesa Grace de Mónaco, Jacqueline Kennedy, Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor y Marilyn Monroe usaron sus diseños y fueron invitadas a su Palazzo Pucci.

Emilio se convirtió en miembro del parlamento en el año 1965. Fue también en esta época que comenzó a diseñar las prendas para el personal de la aerolínea Braniff International Airways, y lo hizo hasta el año 1977. Cuando falleció, su hija Laudomia Pucci permaneció en la industria de la moda con la misma marca creada por su padre.

En el 2000, el grupo Luois Vuitton-Moet-Henessy compró el 63% del negocio, mientras que Laudomia Pucci se convirtió en la Directora de Imagen. Desde el 2002 hasta el 2005, Christian Lacroix fue el director creativo, y luego Matthew Williamson tomó su lugar. Hoy en día, existen 29 boutiques en todo el mundo.

Il Ritrovo es el nombre del restaurante que se encuentra en la antigua bodega del palazzo, en un ambiente exquisito donde su exclusiva clientela disfruta de sus deliciosos platos. En el frente no hay ventanas, y la entrada conduce directamente al salón comedor con sus techos altos. Las velas, la madera rústica y las flores en las mesas convierten a este lugar en un lugar mágico y adorable. Su menú incluye pastas caseras y una amplia variedad de postres.




 
Toscana